Dr. María López Vitolás

Originaria de Ciudad Delicias, Chihuahua, donde realizó sus estudios básicos, para continuar en la ciudad de México, donde se graduó como médico cirujano de la Universidad Nacional Autónoma de México. Posteriormente, realizó su especialidad en el Centro Médico del Noroeste (Clínica 25 IMSS) en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, en donde fungió como jefe de residentes. Al finalizar la residencia, continuó en la institución como médico adscrito al servicio de córnea y segmento anterior, situación que aprovechó para fundar el banco de ojos de dicho hospital.

Siendo la menor de nueve hermanos, se casó en 1992 con quien fuera su compañero de residencia, el doctor Jesús Rodríguez Pinedo, cirujano oftalmólogo, con quien tiene dos hijos: Jessica y Jesús. Al casarse, se trasladó a Jerez, Zacatecas, tierra de su esposo y del poeta Ramón López Velarde, una pequeña ciudad alejada de las grandes urbes y centros oftalmológicos. Ahí, hace 27 años inició su práctica privada y labor humanitaria, realizando infinidad de cirugías de catarata, trasplantes de córnea, atención a niños con problemas visuales, donación de lentes, adaptación de prótesis oculares, detección y tratamiento de retinopatía diabética, donación de auxiliares auditivos… Siempre convocando a compañeros y amigos para apoyar en las actividades.

Toda la labor realizada ha sido en forma conjunta con el club de leones “Jerez López Velarde”, del que es socia fundadora. Así, se ha logrado llevar luz a comunidades carentes de servicios y atención oftalmológica, en su mayoría dentro de los estados de Jalisco, Zacatecas, Michoacán, Colima y Nayarit. Durante su camino de servicio, dentro del Club de Leones, ha sido reconocida con múltiples galardones: ha recibido año con año el reconocimiento de la Fundación Internacional del Club de Leones, el premio Hellen Keller en el 2003, múltiples certificados de apreciación de diferentes presidentes internacionales de la asociación y nombramiento como socio León del año en dos ocasiones (2002 y 2014). Su labor social también ha sido reconocida en otros ámbitos, recientemente fue nominada para el premio Luis Elizondo al Sentido Humanitario del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (2018).

En su cumpleaños número cincuenta celebró realizando 50 cirugías a pacientes carentes de recursos, como una manera de agradecer a Dios la capacidad que le ha concedido de brindar y ayudar a preservar a los demás algo tan valioso: La Visión.

 Su cruzada contra la Ceguera continúa ..

Tengo mucho que agradecer, primero a Dios por permitirme vivir. A mis padres que siempre nos dieron el ejemplo de bondad, a mis hermanos que siempre han estado junto a mí. A mis maestros oftalmólogos nobles, de gran corazón; a todos los amigos y leones, ejemplo de grandes seres humanos. A mis hijos que son mi orgullo, a mi esposo, Chuy, que me apoya en todo. Y solo me gustaría pedir que nuestras escuelas de oftalmología se preocupen por realizar actividades en las que ayudemos a nuestra comunidad, que tengan programas sociales en donde se transmita esa gran emoción de poder regresar algo, porque debemos recordar que por esta vida solo pasaremos una vez, es preciso dejar huella y ejemplo de Servicio.